El Vuelo de la Mariposa

¿Por qué hemos llamado así a esta experiencia?

Las mariposas se han convertido en símbolos universales de vida eterna.
En la Grecia antigua, el alma, Psyché, era representada como una niña amada por el dios Amor, acompañada siempre por una mariposa.
También, la Dra. Elisabeth Kübler-Ross, utiliza la mariposa y su metamorfosis como metáfora, para explicar qué es lo que llamamos morir: “Nuestro cuerpo físico en realidad no es más que el capullo, la apariencia externa del ser humano. Nuestro yo interior y verdadero, la “mariposa”, es inmortal e indestructible y se libera en el momento que llamamos muerte. Morir significa, simplemente, mudarse a una casa más bella… Desde el momento en que el capullo de seda se deteriora irreversiblemente, ya sea como consecuencia de un suicidio, de homicidio, infarto o enfermedades crónicas (no importa la forma), va a liberar a la mariposa, es decir, a vuestra alma.”
La muerte no es más que el abandono del cuerpo físico, de la misma manera que la mariposa deja su capullo de seda. La muerte es el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viendo, oyendo, comprendiendo, riendo, y en el que se tiene la posibilidad de continuar creciendo. La única cosa que perdemos en esta transformación es nuestro cuerpo físico, pues ya no lo necesitamos.
Es como si se acercase la primavera, guardamos nuestro abrigo de invierno, sabiendo que ya está demasiado usado y no nos lo pondremos de todas maneras.
La muerte no es otra cosa.
En esta experiencia, las personas visitan a sus seres queridos y a muchos otros, conocidos y desconocidos, en su Nuevo Mundo…

10487410_273713556154668_7654540617359001406_n