Se aclaran sucesos de la tierra

Hace unos días, guié en un vuelo por medio de Skipe a dos hermanas.
Resulta que a la madre de las chicas le dijeron que se había muerto el bebé que acababa de tener.
Ella nunca lo creyó porque vio que su niño nació estupendamente. Bueno, el caso es que haciendo el vuelo le preguntaron por el hermano, y la madre decía que no lo había visto.
Como a mí no me habían dicho nada al respecto previamente, me sorprendió, más bien me alarmó que no se hubiera encontrado con su hijo, pero -menos mal- que enseguida me contaron esa historia y entendí cual era la situación: Efectivamente el bebé no había muerto, por eso no se había encontrado con él.

Tuve otra experiencia parecida, pero en este caso, las dos hermanas ya habían conectado entre ellas, aunque aún no se habían encontrado personalmente. Estaban las dos en Skipe haciendo el vuelo y sólo una de ellas conectó.
Cuando estaba hablando con la madre, ésta dijo que no había visto a la niña que había fallecido al nacer. Al parecer, la mujer se fue creyendo que su hija había muerto, pero tras salir en la prensa el tema de los niños robados al nacer durante el franquismo, la hija indagó hasta que encontró a su hermana.
Bien, pues imaginar qué momento más emotivo vivimos cuando la señora que estaba conectada le dijo a su madre que la otra mujer que estaba participando en el vuelo era la hija que ella creía haber perdido.

Siempre he pensado lo útil que sería El vuelo de la mariposa para resolver aquéllos casos en los que han desaparecido personas, porque la familia podría saber si han pasado a la otra dimensión o no. Y, tal vez, en algunos casos podrían incluso dar pistas acerca del lugar en el que se encontrase el cuerpo. Aunque supongo que si la persona traspasada ha terminado su tránsito, no nos dirá nada que pudiera crear desamor en los sentimientos de la familia. Pero eso habría que comprobarlo en cada caso.
A este respecto, os cuento que en una ocasión, en la que la madre de un chico no creyó a la policía venezolana cuando le dijeron que su hijo se había suicidado, al conectar con el chaval, -ella no pudo entrar en el vuelo-, éste dijo a la persona con la que se estaba comunicando que efectivamente no se había suicidado, sino que, entre bromas y juego, sus amigos le empujaron por el terraplén. Pero nos dijo que de momento no se lo dijeran a su madre porque aún no estaba preparada para saberlo.
Un año después, más o menos, volvimos a hablar con él y esta vez nos dijo que ya se lo podíamos decir. Efectivamente, durante ese intervalo entre una comunicación y otra, la madre ya había asumido la pérdida y había dejado atrás el sentimiento de hostilidad que le estaba haciendo daño emocionalmente. Saberlo le originó tranquilidad y cierta satisfacción, porque comprobó que lo que pasó con su hijo fue lo que ella había intuido desde el principio.

Nunca he intentado ponerme en contacto con alguna familia para ofrecerles esta posibilidad, pero otra cosa sería si alguna persona cercana a la familia y que supiera que existe El vuelo… se lo comentase.
Si en alguna ocasión alguien que cercano a vosotr@s está en una situación semejante y consideráis que El vuelo de la mariposa podría aportarles ayuda, recordar que podéis contar conmigo.
Un abrazo, jose luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *